María das Graças Silva Foster, de cartonera a empresaria

“Sé besar y abrazar a quienes trabajan bien”

Por Por Deborah Maniowicz
31.01.2012
     

Es la futura presidenta de Petrobras. Tuvo una infancia en la extrema pobreza y se recibió de ingeniera química. La mimada de Rousseff. 

La biografía de María das Graças Silva Foster, futura presidenta de Petrobrás, no pasa desapercibida en el equipo de funcionarios que rodea a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. No sólo porque aterrizó en la empresa energética semiestatal como pasante en 1978 y creció hasta alcanzar el máximo cargo, con esfuerzo y alejada de los cuadros políticos, sino porque pasó su infancia en la extrema pobreza, en una favela de Río de Janeiro que hoy integra el peligroso complejo Alemão.

Hija de una empleada doméstica y un comerciante, Silva Foster vivió allí hasta los 12 años y tuvo que trabajar desde pequeña como cartonera para ayudar en la economía familiar y pagarse los estudios.

Alejada de la villa, la funcionaria se casó en tres oportunidades y tuvo dos hijos: una médica y un ex basquetbolista aspirante a periodista, que tiene tatuado el nombre de su madre en el brazo. Amante del carnaval, ella se autodefine como “carioca de corazón” y “fanática” de Los Beatles. 

De 58 años, menudita, con pelo castaño algo desprolijo, anteojos y vestimenta anticuada, muchos analistas brasileños comparan su historia con la del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que pasó una dura infancia en San Pablo, donde tuvo que trabajar de limpiabotas, ayudante de tintorería y vendedor ambulante para ayudar a su madre.

Sin embargo, su madrina política y quien la esponsoreó para ocupar el cargo de presidente de Petrobras es la mismísima Rousseff, con aval de Guido Mantega, ministro de Hacienda. Las mujeres se conocieron en la década del ’90, cuando la primera mandataria ocupaba el cargo de secretaria de Minas, Energía y Comunicación de Río Grande do Sul. 

Se recibió de ingeniera química en la Universidad Federal Fluminense y al cumplir 24 años ingresó en uno de los principales holdings petroleros del mundo en carácter de “estudiante en práctica”. A nivel académico, suma en su currículum tres maestrías: Ingeniería Nuclear y Química, en la Universidad Federal de Río de Janeiro, y Administración de Negocios, en la Fundación Getulio Vargas.

En la petrolera también hizo lo suyo. Entre los diferentes puestos que ocupó resaltan el de directora de relaciones con los inversionistas en Petroquisa, presidente de Petrobrás Distribuidora y gerente ejecutiva de Petroquímica y Fertilizantes en la Dirección de Abastecimiento. Desde 2007 es directora de la división de Gas y Energía. Entre sus méritos figura haber sido una de las responsables de organizar el mercado de consumo de biodiesel. Lo que le permitió dar el salto al máximo cargo.

Al asumir mayores funciones, Silva Foster, en una de las pocas entrevistas que concedió, se definió: “Sé que las personas no se alegran de tenerme como jefa. Soy muy difícil de tratar, lo reconozco, pero también sé abrazar y besar a quienes trabajan bien”. Su personalidad avasallante y su fuerte temperamento hacen que muchos la consideren un clon de Rousseff. 

Tal es el aprecio que la presidenta tiene por la funcionaria, que al asumir su mandato, en enero de 2011, se corrió el rumor de que la mandataria quería a Silva Foster como ministra de la Casa Civil, una de las carteras más fuertes del Gabinete. Pero Lula se abría negado a que el cambio se realice durante el primer año de gestión. De todas formas, el apoyo de Rousseff fue clave en los ascensos de la ejecutiva. 

Por fuera de la empresa. Silva Foster también es presidente de la Junta Transportadora Brasilera del Gasoducto Bolivia-Brasil y de la Transportadora Asociada de Gas (TAG). 

Con el aumento de funciones cosechó elogios. En tierras cariocas fue condecorada por el Ministerio de Relaciones Exteriores con el título de “Comandante de la orden de Río” y en 2008 fue nominada como la ejecutiva del año por el Instituto Brasileño de Ejecutivos de Finanzas. A nivel internacional, integra dos rankings: el de los diez ejecutivos más poderosos de América latina, según la revista Economía y Finanzas de Chile, y el de las cincuenta mujeres de negocios más influyentes del mundo, según la lista elaborada por el Financial Times.  

El nuevo desafío no es menor. En reemplazo de José Sergio Gabrielli, dirigente del Partido de los Trabajadores y presidente de Petrobrás desde 2005, Silva Foster será la primera mujer en dirigir la empresa, que hasta fines de la década del ’70 no contrataba mujeres en cargos de ingeniería. “Lo que Petrobras me ha exigido es conocimiento y estar disponible en todo momento”, resumió la mandataria, que desde su nuevo rol deberá aumentar la facturación de 138 mil millones de dólares anuales, incrementar la producción de carburante y administrar los nuevos yacimientos.  

Para concretarse el cargo, sólo resta que el 9 de febrero, durante la reunión del consejo administrativo, se apruebe la designación.  

La única mancha que pesa sobre la ejecutiva está vinculada a su actual marido, el empresario Colin Vaughan Foster. Su empresa, C. Foster, firmó 42 compras para proveer equipos electrónicos a Petrobras, 20 de las cuales se realizaron sin licitación. Luego de los cuestionamientos, la empresa informó a través de un comunicado que los negocios no se hicieron por contrato sino en “pequeñas compras de componentes”. Y aunque el tema nunca quedó del todo claro, María das Graças salió indemne. No sólo eso, sino que el día que se anunció el cambio de mando, las acciones de Petrobras se dispararon. Los entendidos en materia financiera atribuyen el alza a que la gestión de Silva Foster será mucho más técnica que política: “No hay riesgo de que deje el puesto y se postule a un cargo político como Gabrielli”, sentencian. Y, a fin de cuentas, es el mercado el que decide. 

31.01.2012
     
Elisa Carrió abandonó el Frente Amplio Unen
El portazo
Bandas narcocriminales en la argentina
la conexión colombiana
Actuar emocionalmente puede ser nocivo
Psicología del despecho
Editorial: la crisis de Unen
Lilita rompe, Mauricio aplaude
Hallazgo sobre el rol civil en la dictadura
El huevo de la serpiente
PODEMOS, una nueva opción electoral en España
Empezar a crecer
El ministro de Economía no pasó inadvertido en la cumbre del G-20
Cosecha australiana
Voto electrónico en la Ciudad
Modernidad polémica
2º Congreso Internacional de Responsabilidad Social
Crecer con el entorno